sarah vega

En la actualidad el cuidado a la salud debe de ser una cultura general, ya que de esta manera evitaremos la proliferacion de enfermedades sobre todo las de tipo cronico ya que se esta manera nos aseguramos de una mejor calidad de vida

viernes, 14 de octubre de 2011

La obesidad infantil y sus consecuencias PARTE 1

PRIMERA PARTE

 La obesidad es una enfermedad grave y que trae consigo problemas fisiológicos, psicológicos y sociales. Afecta en mayor parte a los niños y son ellos quienes sufren los mayores daños, ya que es la etapa más vulnerable, y los problemas generados seguirán afectando en todo su desarrollo.
Se le llama Obesidad Infantil cuando niños presentan un índice de masa corporal muy elevado, que se refleja a simple vista.  La gran mayoría de los casos de obesidad infantil se deben a factores relacionados con los estilos de vida, que reflejan hábitos aprendidos en el hogar y las influencias ambientales y el entorno social.
En Sonora el 34.4 por ciento de los niños de cinco a 11 años de edad tienen problemas de sobrepeso u obesidad, se registra en el 26 por ciento de los menores en edad escolar, lo cual aumenta el riesgo de que este sector de la población padezcan a más temprana edad enfermedades crónico degenerativas como diabetes mellitus tipo 2 y diversos padecimientos cardiacos, principalmente.
Este problema amenaza con generar la primera generación de mexicanos con una esperanza de vida menor a la de sus padres, los menores pueden tener un retroceso de vida hasta de 7 años si se combate a tiempo, este problema es particularmente importante por que presenta un riesgo contra la salud de la población más vulnerable; por tanto es necesario que los gobiernos, la sociedad y las instituciones encargadas del cuidado infantil atiendan esta situación de manera contundente.
Es importante conocer los factores que determinarán en el futuro la obesidad de un niño. Algunos, por ejemplo el sedentarismo, se pueden prevenir; otros, como un peso alto al nacer, sirven de advertencia para estar atentos a la posible aparición del problema y ponerle solución antes de que se presente.
Existe un grupo de  cuatro factores que pueden  asociarse al riesgo de obesidad a los siete años: peso alto al nacer, obesidad de los padres, ver mucho la televisión (más de ocho horas a la semana, a los tres años de edad), y dormir poco (menos de 10 ó 5 horas al día, a la misma edad).
         Otros cuatro factores: tamaño corporal en los primeros meses de vida, aumento rápido de peso durante el primer año, mayor crecimiento hasta los dos años y desarrollo temprano de grasa corporal (en los años preescolares, es decir, antes que los otros niños).
El mecanismo de actuación de estas variables para aumentar el riesgo de obesidad es complejo. Por ejemplo, la obesidad de los padres puede favorecer la de los hijos, pero habría que estudiar en qué medida es por vía genética o ambiental (como costumbres o preferencias alimenticias que se inculcan a los hijos, o adquieren éstos al verlas en sus padres).
De la misma forma, dormir poco puede afectar a la secreción de la hormona del crecimiento, o bien aumentar las horas durante las que el niño puede comer más. O quizá ocurre que los niños que más se mueven están más cansados y duermen más. Y ver la televisión puede ser una buena medida del sedentarismo del niño, pero también puede hacerle comer  más mientras la ve, tomando más calorías y adquiriendo malos hábitos alimenticios.
Estos factores  pueden advertirnos del riesgo de obesidad en nuestros hijos, si se dan en ellos varios de los factores que predisponen a ella, y permitirnos corregir el problema antes de que aparezca, básicamente inculcando en ellos costumbres adecuadas en nutrición y favoreciendo su actividad física. Aunque ahora no se den cuenta de la importancia del problema, algún día nos lo agradecerán.
                                           Imagen de Pontificia Universidad Policlinica de Chile
                                    


 BIBLIOGRAFIA
Secretaría de Salud, México.(2008). Prevención y diagnóstico de sobrepeso y obesidad en niños y adolescentes en el primer nivel de atención. Consultado el 09 de octubre de 2011. Disponible en la URL

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada